Música de Cámara

La música de cámara es aquella escrita para dos o más intérpretes en la que ninguno duplica lo que está tocando otro. Con frecuencia, esta música se toca en un entorno íntimo, en salas pequeñas.

En esta sección de la web encontraréis información sobre agrupaciones, consejos de ensayo, cómo superar algunas dificultades, etc. Si queréis saber más, podéis echarle un vistazo a la Guía esencial de la música de cámara: Al Unísono.

Al Unísono...

Más allá de la sala de conciertos

En esencia, la música de cámara es música en conjunto, en grupo. Para interpretarla, hace falta que varios músicos trabajen en equipo para conseguir un resultado conjunto. Bajo esa definición tan amplia, se podría considerar música de cámara también a aquella creada por grupos flamencos o de jazz, ¿por qué no?

Cambia el estilo de la música, sus intérpretes y probablemente el contexto en que la escuchemos, pero no cambia la dinámica de trabajo, las adaptaciones que los músicos hacemos entre nosotros para que el resultado sea el correcto: equilibrio sonoro, simultaneidad, diálogo entre cada parte o la afinación conjunta son sólo algunos de los parámetros que cualquier agrupación musical debe trabajar.

¿Qué agrupaciones son las más habituales?

A lo largo de la historia se han establecido como agrupaciones habituales el cuarteto de cuerda (dos violines, viola y violonchelo), el trío con piano (violín, violonchelo y piano), el quinteto de viento (flauta, clarinete, oboe, trompa y fagot) y casi cualquier dúo instrumental o de voz con piano.

¿Qué diferencia a un buen grupo de uno no tan bueno?

Al margen de la calidad interpretativa de cada miembro, se puede valorar si un grupo es bueno cuando cuida aspectos como:

  • la afinación y el color sonoro son iguales: dos instrumentos iguales pueden sonar de maneras muy diferentes según se toquen.
  • equilibrio sonoro: ninguno adquiere un protagonismo innecesario (salvo que toque una parte solista).
  • simultaneidad: tocan al mismo tiempo, juntos.
  • construcción de la obra: comunican al público dónde está el punto de mayor tensión de la obra y también cuándo acaba.
¿Con qué dificultades se puede encontrar un grupo?

Las dificultades son variadas y afectan a diversos campos que van desde la implicación profesional en un proyecto determinado (estudio individual, compatibilidad horaria, intereses comunes), a aspectos interpretativos (simultaneidad en la interpretación, afinación del grupo, equilibrio sonoro de cada parte con respecto al grupo).

¿Cómo se prepara un grupo de cámara?

El primer paso de toda agrupación es elegir:

  • Primero hay que elegir qué tipo de grupo queremos construir (dúo, trío, cuarteto, un ensemble de formación variable, etc.). Si somos alumnos en un centro educativo, esta elección es posible que la hagan los profesores de la asignatura.
  • A continuación, hay que elegir el repertorio: ¿qué obra queremos o podemos tocar? A menudo, es el repertorio el que determina el tipo de grupo.

Una vez hemos elegido el tipo de grupo y la obra que vamos a trabajar, viene una gran fase de preparación. En ella tendremos tres situaciones:

  • Aprendizaje individual de la obra: cada músico debe saberse su música, no siendo aceptable acudir a un ensayo o a una clase sin haber practicado suficientemente de forma individual.
  • Ensayo en grupo: los ensayos sirven para aprenderse la música que tocan nuestros compañeros, nunca la que debemos tocar nosotros. En el ensayo se trabajarán aspectos de simultaneidad, equilibrio sonoro, fraseo, articulación, afinación y color sonoro, etc.
  • Asistencia a clase: acudir a que un especialista en música de cámara nos escuche siempre será muy útil tanto si somos alumnos y la clase es de asistencia obligatoria, como si somos profesionales y queremos recibir consejos de otro compañero de profesión. A las clases de música de cámara se debe asistir habiendo completado las dos fases anteriores: estudio individual y ensayo en grupo.

Cuando ya nos hemos aprendido el programa, podremos presentarlo en concierto. Habrá que cuidar y ensayar la puesta en escena, no sólo cómo salir y entrar al escenario, sino el comportamiento de los músicos durante la interpretación, los tiempos de espera entre movimientos e incluso el vestuario. Después de todo el trabajo, no hay que permitir que una puesta en escena pobre empañe nuestro resultado.

Música de cámara esencial

Aquí os dejo una selección de grandes versiones de algunas de las obras de música de cámara más importantes de la historia, ¡seguro que os gustan!

El violinista Joachim interpretando música de cámara con la pianista Clara Schumann

El violinista Joachim interpretando música de cámara con la pianista Clara Schumann.

Cuidaremos…

Ediciones

Trabajaremos todos con la misma edición para evitar discrepancias. Además, procuraremos que esa edición sea de calidad y no cualquier edición antigua descargada de internet.

Grabaciones

Será buena idea escuchar cuantas más versiones de la obra que estemos aprendiéndonos, mejor. Además, si las escuchamos siguiendo la música con la partitura general, nos daremos cuenta de muchos detalles interpretativos interesantes.

i

Lecturas

Podemos leer sobre el autor y sobre las obras que estudiemos. Toda la información que tengamos, completará nuestra interpretación y hará del trabajo una actividad mucho más entretenida.

¡No lo pienses más!

Para saber más sobre la práctica de la música de cámara…

portada al unisono musica camara

 

Compra Al Unísono!