Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/7/d759041030/htdocs/public_html/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 4993
London International Piano Symposium - Mi Clase de Piano

Los pasados días 27, 28 y 29 de octubre de 2018 se celebró la tercera edición del London International Piano Symposium (LIPS). Se trata de un simposio de profesores de piano e investigadores sobre música en el que pudimos ponernos al día de las últimas tendencias pedagógicas. El simposio tuvo como sede la Royal Academy of Music de Londres y los ponentes provinieron de todos los rincones del planeta: desde Oklahoma o Colorado a Australia o Brasil, pasando por supuesto por Madrid. Se trató de un encuentro muy interesante en el que se expusieron novedades en la investigación musical más reciente.

Tecnología al servicio del análisis musical

La profesora Elaine Chew, de la Universidad Queen Mary de Londres, abrió el evento. Se trata de una reputada especialista en análisis matemático de la música. Presentó algunas herramientas que permiten analizar los cambios de velocidad en la interpretación no solo para organizar el fraseo, sino para aumentar su capacidad expresiva (https://www.sonicvisualiser.org). Otra herramienta curiosa es Morpheus, desarrollada por Dorien Herremans (http://dorienherremans.com/morpheus). Con ella se puede analizar una pieza y componer otra con una estructura rítmica y con una tensión armónica similar. Además, la profesora Chew adelantó algunos datos sobre su próxima investigación sobre las respuestas neurológicas y cardiacas de los músicos durante su interpretación.

Piensa en positivo al menos 12 segundos

Por su parte, la profesora Barbara Fast explicó que los sentimientos negativos se fijan en la memoria con mayor facilidad. Por el contrario, los sentimientos positivos son muy fáciles de olvidar. Por ello, es una buena práctica comenzar las clases centrándonos en todo aquello positivo. Un dato interesante: hay que dedicarle al menos 12 segundos consecutivos a las cosas buenas. De este modo, pasarán a nuestra memoria más fácilmente.

Manos separadas

A continuación, Tamara Wilcox explicó los resultados de su investigación neurológica sobre la utilidad del estudio manos separadas. Mostró la imagen de la actividad neuronal en estudiantes que habían aprendido piezas practicándolas primero manos separadas y luego manos juntas. Aquellos que habían estudiado directamente con ambas manos a la vez mostraban una actividad neuronal más dispersa. Por el contrario, el estudio manos separadas mostró un resultado neurológico mucho más concreto. 

Ansiedad escénica: ¿huir o pelear?

Cuando se trata de presentar nuestro trabajo en público suelen plantearse momentos de nerviosismo. Con el objetivo de prevenirlos y combatirlos, la profesora Deborah Nemko hizo varias propuestas. La primera de ellas es la recomendación de plantar cara a nuestros miedos. Si ante un concierto o audición tenemos ganas de huir, es mucho mejor para nosotros luchar, pelear por defender nuestro trabajo. Además, en lugar de preguntarnos si “estamos nerviosos” deberíamos plantearnos si “tenemos ganas”. 

Se nos para el corazón

La profesora María Herrojo mostró algunos resultados de su investigación. En ella ha demostrado que unos milisegundos antes de cometer un error, nuestro cerebro y nuestro corazón reaccionan. La respuesta neurológica se traduce en una señal de alerta. Además, si el error que se va a cometer es una nota falsa, la tocamos más piano. Por su parte, el corazón frena la velocidad de sus latidos cuando vamos a equivocarnos. 

Tai Chi aplicado al piano

Tocar el piano es una actividad física basada en movimientos. ¿Movimientos eficaces? ¿Movimientos rápidos? ¿Poderosos? ¿Controlados? ¿Automáticos? El profesor Eugene Gaub lleva más de 30 años practicando Tai Chi y explicó las posibilidades de mejora en la eficacia y relajación de los movimientos pianísticos si se aplica este milenario arte marcial. 

Aproximación ergonómica al piano

Las profesoras Zelia Cheke y Cristina Capparelli mostraron los resultados de su estudio de dos casos. Dos alumnos estudiaron un mismo pasaje con una aproximación al teclado distinta. Aquel que aplicó unos movimientos ergonómicamente correctos obtuvo mejor sonido y mejores resultados que el que no lo hizo.

Técnica pianística en torno a 1820

Los instrumentos determinan la técnica. Si el teclado es blando, se pueden bajar las teclas con mayor facilidad. Si el teclado no es muy amplio, no es necesario un movimiento excesivo de los brazos: pueden permanecer pegados al cuerpo. Christina Kobb nos explicó cómo era la técnica pianística en la Viena de principios del siglo XIX. Con esa información, es mucho más sencillo entender el porqué de las velocidades metronómicas marcadas en algunas obras.

Madame Sousatzka – Maria Levinskaya

El sábado 28 de octubre se proyectó la película Madame Sousatzka, protagonizada por Shirley MacLaine. En ella aparece retratada una exigente profesora de piano. Un dato muy curioso sobre esta película es que la protagonista parece encarnar a la hija de Maria Levinskaya, una profesora rusa afincada en Londres en torno a 1925. Maria Levinskaya nació en Rusia, estudió con Safonov y posteriormente en Berlín recibió alguna clase de Rudolph Maria Breithaupt. Debido a que al tocar el piano tensaba en exceso su cuerpo, comenzó a padecer calambres. Por ello, buscó nuevas y mejores maneras de aproximarse al teclado. También fue alumna de Tobias Augustus Matthay, un profesor de piano cuya fama alcanza nuestros días. Levinskaya escribió su propio método de técnica pianística. Sin embargo, fue intensamente censurada por los demás pianistas de su época, probablemente por el hecho de ser mujer y por haberse atrevido criticar a Matthay.

Técnica pianística en la primera mitad del siglo XX

En este contexto pude presentar mi ponencia sobre la técnica pianística en la primera mitad del siglo XX. Basada en los resultados de mi tesis doctoral, comparé las aproximaciones a la técnica pianística realizadas por cuatro grandes profesores. Rudolph Maria Breithaupt, Tobias Augustus Matthay, Maria Levinskaya y Erwin Johannes Bach. Estos dos últimos fueron borrados de la historia de la técnica pianística.

Los pianistas residentes en la Inglaterra de los años 30 no parecían dispuestos a tolerar que se criticara a su gran maestro, Matthay. Desde luego, no se iba a aceptar que lo criticara una mujer que además había sido alumna suya. Lo cierto es que las ideas de Maria Levinskaya son más interesantes que las del propio Matthay, aunque pocas personas se hayan ocupado de leer lo que propone. Por su parte, Erwin Johannes Bach tuvo muy mala suerte: ser judío y comunista en el Berlín de los años 30 no son una buena combinación. Tuvo que huir y puso rumbo a Rusia. Allí no tuvo una vida sencilla y terminó volviendo al Berlín de la República Democrática Alemana (Alemania del Este). La primera edición de su libro, Die vollendete Klaviertechnik, fue prohibido y hasta 1962 no pudo publicar una segunda edición revisada del mismo.

Punto de encuentro

En resumen, el London International Piano Symposium resultó ser un interesante punto de encuentro entre profesores de piano de todo el mundo compartiendo nuestra pasión por la música.